La importancia del Content Marketing para tu empresa

La importancia del Content Marketing para tu empresa

Toda empresa que desee continuar creciendo en el entorno digital necesita hacer del Content Marketing (o Marketing de Contenidos) una de sus principales armas. ¿Por qué? Porque a través de las publicaciones que emitimos estamos dando a conocer nuestra marca a más y más potenciales clientes, moldeándola y dotándola de los matices con los que queremos sea vista por los demás (nuestro público objetivo, nuestra competencia, nuestros potenciales colaboradores, etc.). Asimismo, los contenidos que generemos (siempre que lo hagamos de manera regular y siguiendo los parámetros por los que se rige el Marketing Online) nos ayudarán a posicionarnos de una manera orgánica, algo que no tardará en repercutir en nuestro número de suscriptores y, con ellos, de ventas.

Porque si hay una herramienta en marketing digital capaz de catapultarnos al éxito, antes o después y sobre todo en cuanto a posicionamiento SEO se refiere, esa es el Content Marketing. A través de la publicación continuada de artículos y posts (en el blog de nuestra web, en las redes sociales, etc.) conseguiremos atraer un mayor número de tráfico, y además estaremos indicando a Google que nos preocuparnos por mantener nuestro negocio actualizado con contenido original y atractivo. Estos elementos son tenidos en muy alta estima por el gigante tecnológico (que es, en última instancia, el que decide en qué lugar de los motores de búsqueda aparecemos), por lo que no conviene perderlos nunca de vista si no queremos que el desarrollo digital de nuestro negocio se quede estancado (lo que supondría un desperdicio del tiempo, la energía y el dinero invertidos).

Conocer nuestro negocio gracias al Marketing de Contenidos

Escribir y compartir contenidos es una inmejorable manera de conocer el mercado en el que nos movemos. En primer lugar, y durante las etapas iniciales de la que será nuestra estrategia de marketing, deberemos estudiar el panorama actual en el que está enmarcada nuestra actividad: quién es y qué hace nuestra competencia, quién es nuestro target (o público objetivo), cuáles son las principales tendencias a las que debemos adherirnos y cuáles los errores más evidentes que debemos evitar, etc. Una vez tengamos todos estos puntos bien claros (y detallados por escrito), sabremos mucho más tanto sobre aquellas personas a las que vamos a dirigir nuestros mensajes como, claro, sobre nosotros mismos como marca. Es decir, que ya estaremos en disposición de comenzar a elaborar publicaciones.

Al esforzarnos por encontrar temas y enfoques que resulten atractivos para nuestros lectores descubriremos nuevas facetas de nuestro negocio que hasta el momento habían pasado inadvertidas. Además, es probable que gracias a la interactuación con nuestros suscriptores demos con soluciones y perspectivas insospechadas, que a la larga no solo repercutirán en mejoras económicas y estructurales, sino que también nos motivarán a seguir intentando hacerlo mejor. Y no solo en cuanto a Content Marketing se refiere, ya que este no es sino solo un reflejo del resto de áreas que componen el grueso de toda entidad.

La clave: el contenido de calidad

Pero todo lo dicho en los párrafos anteriores puede quedarse en agua de borrajas con una facilidad y una rapidez pasmosas: si no prestamos la suficiente atención al Content Marketing y le dedicamos el tiempo y el esfuerzo necesarios, esta pilar fundamental del marketing online hará que el resto de nuestra estrategia se tambalee, pierda fuerza y no alcancemos a ver ningún resultado (ni en cuanto a posicionamiento SEO, ni en cuanto a tráfico web, ni en cuanto a conversiones y ventas, etc.).

Es por ello que, como apuntábamos al principio de esta entrada, los pasos iniciáticos del proceso digital han de darse con mucho cuidado: los cimientos determinarán cómo evoluciona nuestra trayectoria y evitarán futuras y catastróficas frustraciones. Todo el proceso debe quedar clarificado en el plan de marketing que los directivos de la empresa tracen con el equipo (o la agencia) de marketing y comunicación antes de emprender ninguna acción (en cuanto a elaboración de contenidos se refiere). De este modo, y aunque obviamente las directrices podrán ir adaptándose conforme se avance por el proceso, los encargados del departamento de contenidos (redactores, gestores, editores, etc.) siempre tendrán una guía que les permita continuar por un camino constructivo, sin desviarse de los objetivos marcados y que jamás han de perderse de vista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.